La página en blanco y yo estamos en guerra. Siempre que enciendo el ordenador y abro el procesador de texto, me la encuentro a la muy puta mirándome desafiante desde el otro lado de la pantalla. Cada día se convierte en una dura batalla, con mucha sangre, explosiones y polvos pica pica, pero a veces aparco la escritura por un rato y me dedico a otras tareas enfocadas en ir dando a conocer la que pronto será mi primera novela….