Estoy un poco de mal humor porque hoy no consigo avanzar con la novela. La inspiración no fluye todos los días. Cuando entrenas a tu mente para ello, sabes entrar en ese estado mental creativo; a veces sin ayuda, otras veces tirando de música, de recuerdos, de lo que haga falta; pero no siempre puedes. Hay días que, por mucho que aprietes, no sale: tienes estreñimiento creativo. En ocasiones el alcohol puede actuar como un laxante y las palabras acaban…